Tour por Sicilia y Malta

Los viajes a Sicilia y Malta que ofrece Panavisión Tours están pensados para los amantes de la naturaleza, para los devoradores de la historia, para los buscadores de rincones muy especiales. Son dos destinos ideales para las vacaciones, con un tiempo inmejorable, días llenos de luz para disfrutar de rutas al aire libre, recorrer sus ciudades, sus islas. Con Panavisión Tours los pasajeros no tendrán que preocuparse por nada más que por disfrutar del destino y de las explicaciones de nuestros guías expertos en la zona.

¿Dónde quiere viajar?


Viajes encontrados :0

ORDENAR POR
 
Lo sentimos, no hay resultados para la zona seleccionada, por favor, no dude en realizar una nueva búsqueda

Regálate un circuito por Sicilia o Malta y disfruta del Mediterráneo

Si buscas circuitos por Italia y el Mediterráneo, ¿por qué no optar por un viaje a Sicilia o por uno de nuestros cautivadores viajes a Malta? En cualquiera de estas dos islas, te esperan incontables sorpresas que recordarás siempre, y que te garantizan unas vacaciones únicas junto al mar.

Arqueología, joyas arquitectónicas que cortan la respiración, sol, playas, una gastronomía tan auténtica como deliciosa…

Por todo ello, tanto Sicilia como Malta son una elección ideal para tus escapadas románticas o para unos días de descanso con amigos o en familia. Aprovecha nuestras ofertas de vacaciones, con todos los traslados y vuelos incluidos. ¡Te esperamos!

No te pierdas Agrigento y otras maravillas en tu viaje a Sicilia

Esta encantadora isla mediterránea, es uno de los destinos más mágicos de Italia. Reservando tu viaje a Sicilia entenderás por qué.

Uno de los lugares que no puedes perderte es Catania, punto de inicio de algunos de nuestros circuitos. Un buen punto para iniciar la visita es la Piazza del Duomo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2002. Allí se encuentran el Duomo di Sant’Agata y la Fontana dell’Elefante, realizada en lava negra. Al norte de la Piazza, se localizan algunos vestigios romanos, tales como el anfiteatro de Piazza Stesicoro. Continuando hacia norte por Via Etnea, se alcanzan los jardines de la Villa Bellini, con preciosas vistas.

El segundo día debe dedicarse a visitar la principal atracción natural de la isla: el monte Etna, donde se halla el volcán activo más importante de Italia junto con el Vesubio. No muy lejos de allí se localiza Taormina, encaramada sobre el monte Tauro y considerada como una de las poblaciones más pintorescas de la isla. Su mayor reclamo es su teatro griego. Situado junto al mar y erigido en el siglo III a.C., es el segundo más grande de la isla (sólo lo supera el de Siracusa).

Otro de los buques insignia de Sicilia es el célebre Valle de los Templos, donde podrás admirar el templo de Júpiter Olímpico, uno de los más extraordinarios de la arquitectura griega, y el templo de la Concordia, uno de los ejemplos más notables de la arquitectura dórica.

Tampoco hay que pasar por alto Palermo, la capital de Sicilia. Entre sus edificios más remarcables, destaca el Duomo, una magnífica catedral embellecida con cúpulas de mayólica y arcos ciegos, y en cuya anterior se hallan diversas tumbas de reyes normandos. También normando es el claustro de la iglesia de San Giovanni degli Eremiti (Via dei Benedettini). Otro edificio palermitano que no debes dejar de visitarse es la Capilla Palatina, diseñada por Roger II en el año 1130 y muy renombrada por sus mosaicos y sus trabajos marquetería, así como el Museo Internacional de las Marionetas de Palermo.

También conviene poner el acento en Cefalù, una antigua ciudad cartaginesa. Entre sus principales alicientes, cabe referirse a la Rocca, moteada de casas arracimadas, y el Duomo, construido en 1311 y de factura normanda, cuyo interior alberga un imponente Pantocrátor y mosaicos bizantinos. Junto con la mencionada capilla Palatina y la catedral de Monreale, ésta es sin duda la mejor construcción normanda de Sicilia.

No menos interesante resulta Siracusa, una ciudad situada en el sureste de la isla. Entre los tesoros a los que da cabida, conviene referirse al teatro griego, el anfiteatro romano, el templo de Apolo, el Duomo, una construcción barroca se alza sobre lo que fue un templo dedicado a Atenea, y la Fontana Aretusa.

Por último, habría que mencionar Noto, una pequeña localidad que fue devastada por un terremoto en 1693, y reconstruida gracias a la aportación económica realizada por las familias más nobles de la zona. El resultado de esta acción dio paso a la población barroca más bella de Sicilia, lo que le valió ser declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el 2002. Una de sus joyas arquitectónicas es el Duomo de San Nicolò, sito en la Piazza Municipio.

Los viajes a Malta con los que siempre habías soñado

Con nuestros viajes a Malta (un país formado por tres extraordinarias islas: Malta, Gozo y Comino), tendrás la oportunidad de vivir una experiencia inenarrable junto al Mediterráneo.

Uno de los lugares que tendrás ocasión de conocer es la capital del país, La Valeta, Pese a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, su excepcional núcleo histórico, cuajado de calles renacentistas y majestuosas residencias palaciegas, fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1980.

Entre sus principales atractivos, descuellan la Cocatedral del San Joan y el Palacio de los Grandes Maestros (ver apartado Visitas recomendadas en ambos casos), así como el Museo Nacional de Arqueología y el Museo Nacional de Bellas Artes, que abre sus puertas en un majestuoso edificio.

Asimismo, tampoco puedes dejar de conocer las denominadas Tres Ciudades, situadas al este de La Valeta: Vittoriosa, Senglea y Cospicua. En la primera de ellas, sin duda la más interesante, podrás contemplar el palacio del Inquisidor, un edificio de 1660 que sirvió de residencia para el inquisidor enviado a Malta por la Santa Sede, cuya función era vigilar de cerca de los caballeros de San Juan.

Otro lugar más que recomendable es la isla de Gozo. Entre sus rincones más afamados, cabe citar los acantilados de Dwejra, sí como la Azure Window o Fungus Rock. Desde allí, hay que desplazarse hasta la capital isleña: Victoria. Una vez en ella, no hay que perderse su magnífica ciudadela. Como enclaves de visita obligada, cabe subrayar el Museo de Arqueología, la Prisión Vieja, un antiguo presidio en funcionamiento entre los siglos XVI y XX y que conserva inscripciones de los convictos que pasaron por sus dependencias; el Museo de Ciencias Naturales, el Museo del Folclore y el molino de Ta’Kola.

Asimismo, nuestros viajes a Malta te permitirán admirar Mosta, población que posee la cuarta mayor cúpula del mundo. Además, esta construcción se hizo famosa después de que en 1942 una bomba cayera sobre ella sin explosionar (de ahí que muchos lugareños hablen de un milagro). Continuando hacia el sector meridional, por fin se llega a la la ciudad fortificada de Mdina. Entrando por su puerta principal, a la derecha se alza el Palazzo Vilhena, y más adelante, la catedral de San Pablo y el Palazzo Falzon, una de las construcciones medievales mejor conservadas de esta localidad.

Yendo hacia la vecina Rabat —que en el pasado formaba una única entidad con Mdina— se pueden visitar algunos de los mejores restos romanos del país, entre los que descuella la Domus Romana. Mención aparte merecen su famosa cueva —en la que, según la tradición, vivió San Pablo tras su naufragio—, las catacumbas de San Pablo y las catacumbas de Santa Ágata.

Finalmente, también vale la pena hacer una excursión a la Gruta Azul y otras pequeñas cavidades cercanas. Todo ello sin olvidar los templos megalíticos de Hagar Qim y Mnajdra. Los primeros no siguen los planos típicos de los santuarios, ya que, al haber ser ampliado a lo largo de los siglos, las sucesivas ampliaciones han transformado su diseño original.

Después de esta enumeración de hipnóticos lugares, ¿qué otro argumento necesitas para elegir un viaje a Sicilia o Malta?